IDEAS: La materia prima

OVERTURE
septiembre 17, 2011
Idea dramática
IDEA DRAMÁTICA E IDEA TEMÁTICA (I)
septiembre 25, 2011

La materia prima, o materia hermana, o cualquier tipo de parentesco que se te ocurra, para escribir una historia es una IDEA. Uno puede ser un gran experto en formato de guiones, en establecer el plano adecuado para alguna escena, o incluso un gran escritor de diálogos, pero si no se tiene UNA IDEA, no se tiene una historia, y si no tenemos historias… no sé qué hacemos aquí.

la_idea

Por lo tanto, no nos vamos a detener mucho en este aspecto ya que si estás en este espacio es porque esperas desarrollar algunas de las muchas ideas que tienes. Estás desbordante de novedosas formas de contar historias. Tu creatividad compite con el sudor, a ver quién sale primero por los poros de la piel.

Sea como sea, como diría Linda Seger: eres un escritor y un escritor escribe. Y eso es lo que hay que empezar a hacer… o ya has empezado. Perdón por no seguirte tan de prisa.

Los eruditos ya han clasificado las diversas fuentes de las que el escritor puede servirse para comenzar a escribir una historia. Nosotros vamos a ser menos ortodoxos y vamos a considerar que TODO, absolutamente todo es una inspiración para escribir una historia. Ya, pero todo es igual que nada, te estarás preguntando. Y quizás tienes razón. Por eso vamos a hacer una lista, pero que si algo queda fuera es porque debería estar dentro.

¿De dónde sacar ideas?

1) De otras películas.

Muchas películas pueden servir de inspiración, ya sea porque una escena te impactó, te enamoraste de un personaje, etc. etc. Algunas películas han creado personajes secundarios tan interesantes que luego se convirtieron en protagonistas de su propia peli. (¿A alguien le suena el gato de Shrek?) Otras han tenido tanto éxito que, sin estarlo planificado, se ha escrito una segunda parte, y una tercera, y una cuarta… y la lista podría continuar.

Entran aquí también los tan polémicos “remakes”.  Hacer un remake ¿es tener una idea o es retomar una antigua? En cualquiera de los dos casos son pocos los films que han llegado a superar a sus originales. Y aquí me meto con la industria estadounidense: Los remakes que hacen sobre películas de otros países casi siempre son más flojos o más “artificiales”.

2) De tu familia

La familia es un hervidero de ideas. Las frases de tu madre, los reproches de tu padre, las peleas con tus hermanos, los amigos de tu hermana. ¿Qué más puede pedir un guionista? Y lo puedes llevar al género que quieras, desde los dramones, casi telenovelescos (culebrones) hasta comedias dignas de verse en la pantalla grande. Y si tienen dudas sobre un buen drama basado en las relaciones familiares pregúntele a los creadores de SHINE ( de Scott Hicks, 1996) donde el histórico familiar es también un protagonista junto al genio del piano.

3) De la gente de tu alrededor

Otro caldo de cultivo. La gente, la vida, la cotidianidad, todo es un guión en sí mismo. ¿O será que los guiones han sabido reflejar cada aspecto de la vida? La vida de barrio, la vida en la ciudad, las relaciones entre las personas, en el trabajo, en las instituciones, todo es una fuente de inspiración si se sabe mirar… y ese es tu fuerte, sabes mirar, observar, analizar… y finalmente recordar. Aquí entran los viajes y las experiencias que puedes haber tenido en alguno de ellos.

4) De libros de novelas

No estamos hablando de plagios. Por favor, tienes muchas más capacidades para escribir algo nuevo, así que  ¿para qué perder el tiempo y hacer perder el tiempo a los demás? Las novelas pueden servir para hacer adaptaciones, aunque desde ya te aviso que existen libros dedicados sólo al arte de la adaptación. Pero al igual que con una película te puede haber enganchado alguna escena, algún personaje, alguna descripción, un “algo” que  dispara tu creatividad y te permite tener UNA IDEA.

5) De revistas

Las revistas del corazón (salsa rosa), de especialidades, de curiosidades, para niños, para “lo que sea”, son también fuentes importantes donde unos puede sacar alguna relación de ideas que nunca nadie ha visto. Si, ya se que te aburro; ya se que tu ya tienes la idea y quieres pasar directamente a escribirla…o perdón, a mejorarla, porque ya la tienes escrita. Pero terminemos el post y seguimos 😉

6) De periódicos o noticias por internet

Esto es muy, muy interesante. Es impresionante como, muchas veces, las noticias de la vida real superan a la ficción. “Señora muere en Suecia por excremento de perro que cae de la planta cuatro” ¿Ridículo? No, real. La materia fecal congelada se transforma en un arma mortal, ¿podría Hitchcock haber pensado algo semejante?

¿El consejo? Lee, lee, lee.

7) De videos de la red

La modernidad trae asociada nuevas formas de consumir información. He visto creativos de publicidad romperse la cabeza para conseguir viralizar un video en youtube y un niño de 10 años lo logra sin la más mínima intención. La creatividad no le pertenece a nadie, de modo que sigue apuntando las ideas que te van surgiendo, porque las vas a necesitar.

8) De la historia… de la humanidad.

La suseción de sucesos sucedidos sucesivamente, o sea la historia y sus eventos, son una GRAN fuente de inspiración. Cuántas películas, novelas, cuentos han surgido de hechos históricos. Desde los inicios del cine este tipo de historia ha cautivado de miles de personas, tanto espectadores como creadores del mundo cinematográfico. Y las pruebas están allí.

9) De la Biblia

La Biblia no sólo es una narración  mas colosales del mundo sino también el instrumento de publicidad más vendido en toda nuestra historia. No se si la Coca Cola compite por el primer puesto. De todas maneras, este libro, o más precisamente esta serie de libros nos ofrece una variedad de historias que a más de uno han servido de inspiración.

¿Alguien duda que Matrix (especialmente la tercera) ha sido basada en la Biblia? Eso es inspiración divina. Eso sí,  podrían haber desarrollado un poquito más la historia y no hacer el “Copy & Paste” tan de moda en nuestros tiempos.

10) De tu cabeza.

Finalmente, tú mismo eres una fuente importantísima. Tus recuerdos, tus vivencias, tu imaginación, todo lo que puedas dar está allí, dentro de tí. Sólo tienes que bucear adentro. David Linch en su libro ATRAPA AL PEZ DORADO, nos invita a explorar y explicar la experiencia de bucear y cazar las ideas como si se tratara de pescar.

 

De modo que ¡adelante! Toma tu libreta, porque ya tienes varias, ¿verdad?, y apunta todas las ideas que te parezcan interesantes. De momento apuntalo todo, como en un brainstorming. Luego llegará el momento de depurarlas, clasificarlas, etc. Si ya estás haciendo esto, ya estás en el camino del guionista o escritor.

Adrian Silisque
Adrian Silisque
Como al resto de los mortales, me encantan las buenas historias. Por eso me dedico a escribirlas.

¡Si quieres comentar, comenta! Prometo leerlos a todos y responder a la mayoría. ¡Gracias!